sábado, 20 de abril de 2013

La literatura infantil: un reto para los escritores contemporáneos


Los niños merecen los más inteligentes e instructivos títulos. Sin embargo, todos los días no degustamos creaciones literarias apegadas a lo que en realidad los infantes convierten en sus libros de cabecera.

Para debatir las riquezas y las penurias por las cuales peregrinan cada día los autores de textos infantiles, en el Centro Provincial de Patrimonio Cultural aconteció la mesa redonda Retos de la creación y promoción de la literatura infantil, como parte del programa profesional de la XXII Feria del Libro en Santa Clara.

El panel, moderado por Luis Cabrera Delgado, escritor espirituano, crítico y guionista de radio, y con la anuencia de escritores jóvenes como Lidia Meriño, escritora santaclareña, Yerandy Fleites, dramaturgo, José Antonio Linares, literato de Pinar de Río y Eduard Encina, poeta santiaguero; develó las maneras de hacer para un público ambicioso y crítico como lo es el infantil, y también otras formas de escribir en las que los autores realizan un trabajo apegado solo a la creación de autor.

Lidia Meriño, creadora de libros infantiles como En el estanque azul y El libro de todas las lunas reflexionó: «Lo principal es pensar que estamos haciendo literatura. La característica debe ser la autenticidad, no hablar de lo que no sabemos, ser consecuentes con lo que somos y nos han educado, porque a los pequeños no se les puede subestimar. Mis creaciones vienen de los pequeños que me rodean, ellos son los protagonistas de sus propios libros con lo que les interesa, lo que necesitan saber y lo que les divierte».

Muy polémico resultó el diálogo sobre promoción literaria de las obras hechas para los niños. «La promoción de los títulos la hacemos nosotros mismos con nuestras posibilidades. No podemos esperar por otros. Yo mismo compro mis libros, los llevo a las escuelas, los presento. Además, podemos intencionar encuentros con el público adulto interesado en este tipo de literatura, --refirió el escritor oriental Eduard Encina.


«Existe un gran problema en las redes de librería pues cuando entra una publicación a ellas ahí queda estancada. En tiempo de Feria todo se comercializa, pero en el resto del año los títulos están ahí y nadie hace por acercarlos a los niños que están en las escuelas, a los padres para que se lo hagan llegar a sus hijos. Hay poemas magníficos que pueden ser tema de canciones, historias que se pueden llevar a las tablas. Necesitamos reforzar la promoción de las obras literarias de todos los escritores y más de los que cada día se empeñan en regalar a los infantes un buen amigo». (POR MIRIAM ELISA PEÑA LÓPEZ, TOMADO DE VANGUARDIA.CO.CU)